SLA_BO_HUMANA_BLOG_26022016_004-02

Por el 9/08/2015

Adios a los pañales. Aprendiendo a usar el orinal

Cómo enseñar a tu hijo a usar el orinal

Uno de los momentos cruciales al que tanto papás como peques debemos enfrentarnos más pronto que tarde es el de abandonar el pañal y empezar a utilizar el orinal. Pero ¿cómo afrontar esta situación con éxito y no morir en el intento? Vamos a intentar daros algunos consejos para conseguirlo de forma sencilla y paso a paso. No existen unas normas específicas e infalibles para enseñar a nuestros hijos a usar el orinal, pero sí podemos ensayar algunos consejos y establecer ciertas pautas a seguir.

¿Cuándo empezar?

Según un estudio* liderado por el Dr. Joseph G. Barone, jefe de urología del Hospital Pediátrico Bristol-Myers Squibb (EE.UU.) el momento ideal para que los niños abandonen el pañal está entre los 27 y los 32 meses, se considera esta edad como ideal porque el niño ya cuenta con unas capacidades físicas que le permiten andar sin ayuda, una cierta independencia, habilidad en las manos que le permite –más o menos- subir y bajarse los pantalones, sentarse, levantarse, comprender órdenes… También es una edad en la que empieza a controlar los esfínteres, algo en lo que debemos poner especial atención, fijándonos en el tiempo que permanece seco, o las posturas que adopta cuando siente ganas de hacer pis.

Pues bien, en este periodo el orinal juega un papel crucial ya que va a ser la herramienta principal para realizar la transición desde el pañal a la taza de váter.

Uno de los momentos ideales para empezar es el verano ya que los niños llevan menos ropa –lo que facilita las maniobras-, los padres solemos estar presentes más horas del día y las temperaturas son más agradables.

¿Cómo comenzar?

En primer lugar conviene armarse con la herramienta indispensable para tener éxito: la paciencia.

Un buen truco puede ser el de permitir al niño que acompañe a sus papás al baño, lo que hará que le resulte algo natural y le permita actuar por imitación. La imitación es una de las formas esenciales de aprendizaje, mientras tú estás sentado en “el trono”, él puede imitarte sentándose en su orinal.

¡Hazte con un orinal! Para ello buscaremos un orinal que sea lo suficientemente grande, estable y sólido, además podemos involucrar al niño haciéndole partícipe en la elección de “su orinal preferido” lo que hará que lo sienta como algo suyo.

El lugar para colocar el orinal es importante, es conveniente que permanezca siempre en el mismo lugar para que cuando el niño tenga una “urgencia” sepa dónde acudir. Lo situaremos en un lugar de fácil acceso y agradable.

Al principio, deja que el niño se siente en el orinal al menos una vez al día, incluso vestido, para que se acostumbre. Además, permítele que se levante del orinal en cualquier momento. Nunca le obligues a que se quede sentado durante mucho tiempo (no más de 5 o 10 minutos).

Le daremos abundantes líquidos para que sienta ganas de orinar y también para que la caca sea más blanda y no asocie ese momento con dolor.

Cuando se haga pis o caca encima no deberemos reñirle ni enfadarnos con él, si no explicarle que se hacen en el orinal, y cuando así lo haga debemos felicitarle y celebrarlo.

No hay una forma infalible de enseñar a nuestro pequeño, y aunque estas pautas pueden ser muy útiles, puede que el niño no se sienta preparado, ante lo cual, la mejor forma de actuar será restándole importancia, abandonar el proceso y retomarlo después de un par de semanas.

* Later toilet training is associated with urge incontinence in children (Joseph G. Barone, Niren Jasutkar, Dona Schneider) publicado en la revista científica “Journal of Pediatric Urology”