SLA_BO_HUMANA_BLOG_26022016_004-02

Por el 28/07/2015

¿Sabías que la dieta de una madre afecta a su bebé?

Se suele decir que “somos lo que comemos”, pero esta frase bien podría cambiarse por “somos lo que comen nuestras madres cuando están embarazadas”, al menos eso se desprende de un estudio publicado en la revista Nature Comunications.

Dicha investigación se engloba dentro de la epigenética, una disciplina que estudia la relación que hay entre los factores ambientales y su impronta en los genes. Hasta hace relativamente poco se situaba a la secuencia de ADN como el único material hereditario que determinaba los rasgos genéticos que se trasmiten de una generación a otra, la epigenética estudia los cambios heredables que no dependen de la secuencia de bases del ADN, sino de organismos y proteínas que se adhieren al ADN.

Para entenderlo de forma más clara podemos citar el ejemplo de uno de los primeros estudios epigenéticos, una investigación realizada en 2003 que demostró que el color de la piel de un ratón viene determinada por el tipo de alimentos que come la madre.

Según una de las investigadoras principales, la Dra. Branwen Hennig, “los resultados han demostrado que la nutrición de preconcepción y al principio del embarazo es importante, pues puede tener implicaciones para la salud en las siguientes generaciones. Las mujeres deberían tener una dieta equilibrada antes de quedar embarazadas”.

La epigenética es una disciplina relativamente joven y todavía falta mucho por descubrir, pero sus hallazgos abren la puerta al hecho de que la dieta y otros factores relacionados con los hábitos de vida, como el estrés, el tabaquismo o el sedentarismo influyan en los genes que se transmiten a nuestros hijos. Esto supone toda una revolución, ya que antes se suponía que los cambios o mutaciones genéticas se producían a largo plazo a través de muchas generaciones.