SLA_BO_HUMANA_BLOG_26022016_004-02

Por el 6/04/2016

Cómo aliviar los cólicos en el lactante

Aliviar los cólicos y gases en el bebé

Cólicos bebé

¿Tu chiquitín no para de llorar? ¿Aprieta los puños y se pone rojo como un tomate? Si tu bebé tiene estos síntomas en las últimas horas de la tarde y, además, levanta las piernas hacía la tripita, seguramente esté sufriendo cólicos de gases.

Dicen que mal de muchos consuelo de tontos, pero lo cierto es que es un trastorno bastante común en los primeros meses de vida de los peques: en concreto, desde las tres semanas hasta el quinto mes (después desaparece en el 90% de los casos), sin importar si se alimentan con leche materna o leches infantiles. Pero qué no cunda el pánico, porque normalmente son una consecuencia más de la adaptación del organismo a los nuevos alimentos que ingiere.

Ante todo mucha calma (y paciencia, claro)

Como todo en la vida, calmar a un bebé es cuestión de actitud. Cuando el niño presenta síntomas de cólico, es importante no alarmarse y recordar que está sano y que este mal desaparecerá en torno al cuarto mes de vida. Por tanto, no merece la pena desesperarse ante los lloros del chiquitín.

Consejos para aliviar al peque y el descanso de los papis

Si das el pecho, intenta suprimir las especias en la dieta, así como la col, el brócoli, las legumbres y todos aquellos alimentos que aumenten el riesgo de producción de gases. Asimismo, es importante vaciar un pecho completamente antes de pasar al otro, ya que la leche final es más rica en grasa y previene los cólicos.

Si has optado por alimentar a tu bebé con leches infantiles, trata de evitar que el pequeñín tome aire por la tetina o prueba a usar un biberón anti-reflujo. Si a tu bebé no le sienta bien esta leche, consultad con tu pediatra.

No obstante, en ambos casos hay que tratar que el bebé expulse bien el aire después de cada toma. Aun así, si el problema persiste, conviene masajear su barriguita en el sentido de las agujas del reloj y levantarle las piernas. Otra opción es poner sobre el abdomen una bolsa de agua tibia o un paño caliente para aliviar el dolor. Asimismo, se recomienda colocar al niño en posición vertical o boca abajo sobre el brazo, para que la presión les alivie el dolor y expulsen mejor el gas.

Por último, algunas flores y plantas, tales como la manzanilla o la melisa, así como los probióticos, que contribuyen al equilibrio de la flora intestinal y favorecen el sistema inmunológico, se convierten en los aliados para paliar el dolor y el llanto del bebé. De esta manera, el complemento alimenticio Colimil Baby, ayuda a aliviar los cólicos y a expulsar los gases de forma natural.

Fuentes:
(i)Treem WR. Pediatr Clin North Am (ed esp) 1994; 5: 1119-1135. Calvo C. BOL PEDIATR 2010; 50: 197-202
(ii) Miele E., 7th Europ Pedriat GI Mot Meet (ESPGHAN) 2015