SLA_BO_HUMANA_BLOG_26022016_004-02

Por el 31/07/2014

¿CÓMO CAMBIAR EL PAÑAL DE TU BEBÉ?

Cambiar el pañal a un bebé parece complicado cuando no se ha hecho nunca, pero con algunas explicaciones y mucha práctica verás que cada vez te resultará más sencillo.

Te explico en pocos pasos cómo limpiar su culito, aplicar crema, colocar el pañal limpio y cerrarlo correctamente para que no se produzcan escapes sorpresa.

Antes de comenzar, te recomendamos que uses un lugar amplio, firme y confortable. Por esto último nos referimos a una superficie agradable para el bebé y lo suficientemente alta para ti, para que no tengas que agacharte demasiado y tu espalda no sufra. Igualmente intenta que la temperatura del cuarto sea agradable y el cambiador esté limpio.

Coloca a mano un paño húmedo o toallitas húmedas, crema protectora y el pañal limpio. También si lo deseas, una papelera o bolsa de plástico donde depositar el pañal sucio.

Lávate las manos y sécalas, después coloca al bebé en el cambiador y sobretodo ten mucha precaución, en cualquier momento  puede girarse y caerse, los bebés son muy rápidos aunque no lo parezca.

Desnuda al bebé de cintura para abajo y súbele la parte de arriba para evitar que se manche.

Aprovecha la ocasión para hablar con tu bebé, cuéntale lo que vas haciendo, intercambia miradas con él mientras le dices cosas agradables….

  1. Despega las cintas adhesivas del pañal sucio y pégalas sobre sí mismas para que no molesten
  2. Coge los tobillos del bebé, súbelos ligeramente hacia arriba (para que sus nalgas se separen del cambiador) y tira del pañal hacia afuera, plegando la parte delantera con la trasera.
  3. Si tiene caquita, aprovecha el pañal para limpiarle el culito con la parte delantera del pañal y luego tira de éste hacia afuera, plegando la parte delantera con la trasera.
  4. Con un paño húmedo o las toallitas húmedas límpiale el culito, siempre de arriba abajo para evitar infecciones.
  5. Puedes ponerle crema protectora si lo deseas
  6. Abre el pañal limpio, levántale de nuevo cogiéndole por los tobillos, y pon el pañal bajo él, abre sus piernas y pasa el pañal hacia delante. Si tiene el cordón umbilical tendrás que doblar el pañal por delante para que no le roce. También existen pañales con la parte delantera recortada de tal manera que no le roce. Una vez que la parte delantera esté a la misma altura que la trasera alrededor de la cintura del bebé, puedes abrocharlo utilizando las cintas autoadhesivas que encontrarás a ambos lados de la parte trasera del pañal. Deberás ajustarlo lo suficiente sin que le apriete, ni quede suelto. Si es niño recuerda ponerle la colita hacia abajo para que el pañal pueda retener el pis.

Cierra el pañal sucio, envolviéndolo y pegándole las tiras alrededor de sí mismo. Colócalo en la bolsa de plástico y deséchalo. Viste al bebé, lávate bien las manos, y listo, ¡culito limpio!