SLA_BO_HUMANA_BLOG_26022016_004-02

Por el 10/03/2016

Con la comida sí se juega

¿Tu niño se lanza a la papilla de frutas como si no hubiera mañana? Seguro que tienes un bebé de esos que mete las manos en el plato hasta el fondo para luego untarse bien la cara y todo lo que pille alrededor, y claro, sus padres viven en un continuo ataque de nervios Ana-Gonzálezcuando ven ese inocente trozo de brócoli volando a modo de cohete por el salón. Pues bien, resulta que tu hijo no es un terrorista de la comida, sino que está haciendo lo que manda su naturaleza. Vosotros, como padres, ¿sois de los de purés y cuchara o por el contrario, preferís sentar a vuestro chiquitín en la mesa para que coma lo mismo que vosotros? Como bien sabéis, a partir de los 6 meses, los reyes de la casa dejan de comer a demanda y buscan introducir sólidos en su dieta, por eso el Baby-Led Weaning (destete dirigido por el bebé) está aumentando su credibilidad en el terreno científico. Tanto es así, que en el 13º Curso de actualización de Pediatría de Atención Primaria, celebrado en febrero de este mismo año, se ha llegado a la conclusión de que este método previene la obesidad, puesto que el niño(¡) adquiere un rol más activo, favoreciendo que pueda regular las cantidades de alimento que ingiere y desarrolle sensaciones de saciedad. Y es que esta forma de alimentarse, que, a diferencia de otros países, no es muy conocido en España, apuesta por una alimentación capitaneada por el propio niño de forma natural, no para de ganar adeptos. De hecho, caras conocidas como la polifacética cómica y presentadora Eva Hache o la actriz Elsa Pataky lo han utilizado con sus pequeños.

Carmela-Moreno

Pero como cada niño es un mundo, Reporteras con H ha salido a la calle para preguntar a las propias mamás sobre este método.  La realidad… muchas de las mamás no saben que esta teoría se llama así y lo han practicado de manera instintiva sin saber que estaban siguiendo el Baby-Led Weaning. Aquí os dejamos algunas de las impresiones más destacadas de esta primera salida a la calle de Reporteras con H.

A partir del sexto mes, es bueno comenzar a introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé ¿tu pequeño trata de comer por sí mismo?

“Mi hijo ya quiere comer solito”, dice con una sonrisa de oreja a oreja la mamá de tres niños y restauradora de obras arqueológicas, Mónica González-Simancas. “Además”, añade, “les doy tanto fruta como pan en trozos grandes y tengo mucho cuidado en que no se ahoguen”. Por otro lado, la matrona Ana González y mami de un niño de 5 meses, afirma que “está con lactancia materna exclusiva y voy a seguir así hasta los 6 meses, que comenzaré a introducir la alimentación complementaria”.

  • ¿Crees, por tanto, que es la manera más intuitiva y natural de alimentarse?

“Sí, bueno… pero también soy partidaria de ofrecerles cosas por si no se les ocurre a ellos” cuenta al blog de Humana Baby la economista y madre de dos pequeños Carmela Moreno. Por otra parte, nuestra Indiana Jones de la maternidad, Mónica, está encantada porque “los niños experimentan mucho con las manos”, asimismo “toda la comida que les doy, purés y frutas, es natural”. Mónica-González-SimancasAdemás, Ana, la matrona, declara que “ya se lleva cosas a la boca aunque yo no le he ofrecido nada sólido”.

  • ¿Conoces el Baby-Led Weaning?

A pesar de no conocer este método, Mónica afirma que sus hijos “siempre han trasteado mucho con la comida. Meten la mano en el puré y les gusta jugar” aun así, “lo que más les dejo son sólidos, insisto, en trozos grandes”. De igual modo, la madre economista tampoco lo conoce, pero se imagina que “será una de estas tendencias de ponerles la comida para que ellos experimenten”. En contraposición, Ana González, que sí que lo conoce, va a optar por un método más tradicional, “empezaré a darle papilla y ver un poco la tolerancia”.

  • Ahora que conoces en qué consiste este método ¿Cuál es tu opinión sobre el mismo?

“Todo depende de lo que el bebé te pida y de tus circunstancias”, cuenta a este blog la mami-matrona. Igualmente, Carmela opina que “cada bebé te va diciendo un poco lo que le va mejor y no se puede aplicar a todos los niños”. Por último, Mónica se muestra receptiva con esta teoría. “Los niños experimentan mucho con las manos. Además, “es importante que las comidas sean caseras. Yo les he criado así y los tres comen fenomenal”, apunta la restauradora.

En definitiva, la naturaleza es sabia y las madres saben mejor que nadie como combinar tradición y modernidad en la crianza de sus retoños.

  • Fuente: Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria