Terapias naturales para la estimulación del bebé

Posted by HumanaBaby at 10:00 AM on Jun 8, 2018

Share:


Estimulación, juegos y actividades divertidas entre bebé y mamá

  • Es muy importante favorecer la estimulación temprana del bebé, que variará en función de los meses de vida e implicará la estimulación de los órganos sensoriales y las capacidades cognitivas.
  • Desde su nacimiento, el bebé necesita manifestaciones de afecto cuando está despierto: cogerle en brazos, acariciarle, hablarle o cantarle.
  • El llanto no siempre es por hambre, sino también por calor o frío, dolor, sueño, etc. Cuando tu hijo llore, atiéndele lo antes posible.
  • Confía en tu propio sentido común y en tu capacidad para cuidar al niño. Si te encuentras muy cansada, nerviosa o triste, lo mejor es pedir ayuda a otras personas.
  • Háblale desde bien pequeño sin chillarle, mírale a los ojos, léele cuentos, ponle música suave, juega con él ofreciéndole objetos de colores vivos para que los coja.
  • Haz que se sienta querido y respetado.
  • Reconócele los esfuerzos, dale soporte y confianza en sí mismo.
  • También necesita normas y límites aplicados con estimación y paciencia.
  • Paseos al aire libre: desde que llegan a casa, los bebés pueden salir de paseo a diario. Esto constituye un estímulo para el desarrollo del niño. En invierno sácalo en horas soleadas y abrigado, y en verano preferentemente en las horas menos calurosas y ligero de ropa.

Comunicación a través de la piel/masajes

El sentido del tacto está muy desarrollado en los recién nacidos. El contacto de las manos con el cuerpo proporciona al bebé estimulación táctil; además, es una forma de comunicación, que fortalece el vínculo afectivo y emocional entre los padres y su bebé.

Diversas investigaciones han comprobado que las caricias y el contacto piel con piel permite a los niños recibir información del medio y establecer una gran cantidad de conexiones neuronales, de ahí que sea el primer instrumento de estimulación temprana y la principal fuente para el equilibrio emocional y el establecimiento de vínculos afectivos para el bebé.

Un buen momento para realizar estos masajes es durante la higiene diaria o el baño, siempre que el niño esté tranquilo y los padres relajados.

Preferentemente se realizarán en un espacio que resulte familiar, en un ambiente tranquilo. La temperatura del espacio debe ser cálida, sin corrientes de aire, para que en ningún momento el bebé pase frío.

Las manos de quien realiza el masaje deben estar calientes, limpias y sin anillos, pulseras o relojes que puedan arañar al bebé. Se puede aplicar aceite sin perfume en las manos, para que se deslicen suavemente por la piel, teniendo cuidado para que no entre en los ojos.

Descubre más en la guía práctica de Humana para mamás y papás.


Descubre nuestro club, convierte tus compras HumanaBaby en regalos para ti y tu bebé, y participa en sorteos y promociones.


Artículos Relacionados: