Ser madre: Agobio y agotamiento

Posted by HumanaBaby at 10:00 AM on Sep 11, 2018

Share:


(semanas 1 – 8)

Una de las etapas más importantes en la vida de una mujer es el periodo que sigue a la gestación, que se conoce como “puerperio”, o periodo posparto, por lo que ahora que por fin tienes a tu bebé tienes que cuidar tanto de el cómo de ti misma.

Por una parte, se caracteriza por muchas emociones diferentes, desde intensos sentimientos de felicidad hasta estados de ánimo negativos e inestables. Y por otra parte, tu cuerpo experimenta numerosos cambios. El motivo es simplemente el agotamiento resultante del esfuerzo físico, el cansancio y una menor capacidad cognitiva debida al cambio del ritmo circadiano.

El cuidado de tu bebé es ahora prioritario. Él dicta el ritmo, no hay espacio para tus propias necesidades y deseos que, de momento, pasan a un segundo plano. Todo gira en torno a las necesidades del nuevo miembro de la familia. Te encanta observar a tu bebé y no te cansas de hacerlo.

A causa de los cambios físicos y hormonales de tu cuerpo, es posible que te enfrentes a la tristeza posparto: afecta a un 50-80 % de las madres y aparece sobre todo al tercer día. Las lágrimas brotan sin motivo aparente, te irritas fácilmente y te sientes desmotivada y triste. Esto puede durar un día, una semana, a veces incluso dos semanas. ¡Por favor, no te agobies! Si esta melancolía se prolonga, vigila si hay señales de depresión posparto y asegúrate de pedir ayuda. Los expertos hablan de depresión posparto si la tristeza y el desinterés por el niño empiezan en las primeras seis semanas después del nacimiento y duran al menos dos semanas. Habla con tu médico sobre cómo te sientes.

Lo más probable es que las mamás, especialmente si son primerizas, todavía se sientan inseguras poco después del parto y se pregunten si realmente están haciendo todo bien, si sostienen y alimentan al bebé de forma adecuada o si le dan suficiente cariño. La creación de una imagen nueva y segura de una misma como “nueva” madre va consolidándose con el contacto estrecho y constante con el niño.

Los factores que crean dificultades para establecer un vínculo de apego con tu bebé son, por ejemplo, problemas con la lactancia, problemas digestivos (dolor de estómago, cólicos), problemas de sueño (que el bebé se despierte frecuentemente o llore mucho durante la noche), así como preocupaciones sobre posibles peligros para el niño (muerte súbita del bebé). Pero tampoco te preocupes. ¡Muchas mujeres ya han pasado por todo esto y lo han conseguido sin problema!

A menudo, a través de tu hijo, estableces nuevas relaciones sociales en tu entorno, tu vecindario o cuando vas de compras. Aun así, especialmente si se ha interrumpido la vida laboral, algunas madres se sienten socialmente aisladas, sobre todo durante las primeras semanas con su bebé, porque la familia acapara toda la atención.

Hay algunas pautas sencillas que debes seguir atentamente después del parto:

  • Dale un descanso a tu cuerpo siempre que puedas y libérate de todas las responsabilidades familiares, excepto de la de alimentar a tu bebé.
  • Dale a tu cuerpo la alimentación adecuada, ya que ha sufrido numerosos cambios y necesita acostumbrarte a ellos.
  • No dudes en delegar tareas o en contratar a alguien que te ayude para no fatigarte. Si contratas a una persona para que te ayude, tendrás más tiempo para cuidar de ti y de tu bebé.

Disfruta mucho de tu bebé, ¿sabías que es el único ser vivo que sonríe intencionadamente a sus padres? Te deseamos una feliz maternidad ;)


Descubre nuestro club, convierte tus compras HumanaBaby en regalos para ti y tu bebé, y participa en sorteos y promociones.


Artículos Relacionados: