Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .

Cerrar aviso

Lactancia Materna II

Posted by HumanaBaby at 11:07 AM on Feb 2, 2018

Share:


En general, las necesidades de la madre y el lactante quedarán cubiertas con el aumento en las raciones de determinados tipos de alimentos en el marco de una dieta saludable, así como con la introducción de complementos alimenticios en los casos necesarios.

Estas necesidades se pueden cubrir con facilidad siguiendo una serie de recomendaciones.

  • Aumentar la ingesta de líquidos: durante la producción de leche se incrementan notablemente las necesidades de líquido diarias, por ello, es imprescindible mantener un buen estado de hidratación constante.
  • Asegurar un aporte extra de calcio de 700 mg (4-6 raciones de lácteos al día) para una producción de leche óptima.
  • Incrementar el aporte de proteínas de alto valor biológico (carne, huevos, leche, pescado).
  • Incluir el consumo de frutos secos oleaginosos (nueces, almendras, avellanas…) en la dieta con el fin de aumentar los ácidos grasos esenciales para garantizar el aporte de ácidos grasos omega 3.
  • Consumir una amplia variedad de pescados por sus amplias cualidades nutritivas, evitando el consumo de las especies más contaminadas con mercurio como el pez espada, tiburón, atún rojo (Thunnus thynnus: especie grande, normalmente consumida en fresco o congelada y fileteada) y lucio.
  • Cumplir las 5 raciones recomendadas de frutas y verduras diarias para asegurar el aporte de vitaminas del grupo B, A y C.
  • Se debe tener en cuenta que la ingesta calórica aumentará en unas 500 kcal en relación a la dieta del final del embarazo ya que producir 1 litro de leche supone un gasto energético de unas 700 kcal, aproximadamente.

Los complementos alimentarios se pueden administrar como añadidos a una dieta variada y equilibrada, nunca en sustitución de los alimentos, para asegurar el aporte suficiente de ciertos nutrientes esenciales para la madre lactante siempre y cuando se haya consultado a un especialista.

  • Complementos de yodo y sal yodada: garantiza que el niño cubra el aporte necesario de este mineral ya que participa en el desarrollo cerebral.
  • En el caso de mamás veganas, se recomienda tomar complementos de vitamina B12 para prevenir carencias que puedan provocar alteraciones neurológicas en el bebé.

Cabe destacar otra serie de aspectos a tener en cuenta relacionados con la alimentación durante la lactancia.

Alimentos que modifican el sabor de la leche materna: el consumo excesivo de espárragos, cebollas, ajos, brócoli o algunas especias entre otros pueden modificar el sabor de la leche materna. Algunos indicios de un cambio de sabor en la leche materna, son la alteración o irritación del bebé tras la toma, una reducción en la cantidad de leche ingerida o la aparición de cólicos.

Por otra parte, según los expertos, a través de la lactancia se muestra al niño nuevos sabores, lo que posteriormente puede ser muy útil para que se muestre más receptivo a la hora de probar alimentos sólidos. Por lo tanto, hay que llevar una alimentación variada prestando especial atención a la reacción del bebé, sobre todo, ante la introducción de alimentos nuevos.

Alimentos que causan alergias en el bebé: existe la posibilidad de que el bebé presente alguna alergia alimentaria a compuestos presentes en la leche materna, en este caso los síntomas más comunes son:

  • cutáneos: erupciones, urticaria, ronchas, etc;
  • digestivos: dolor abdominal, diarrea, vómitos, etc;
  • respiratorios: dificultad respiratoria, congestión, etc.

En caso de que el bebé muestre alguno de estos síntomas tras la ingesta de leche materna, se debe eliminar temporalmente el alimento de la dieta de la madre y acudir a la consulta del pediatra.

Alimentos pro-lactancia: para fomentar el aumento de la producción de leche materna, el principal remedio natural es ofrecer el pecho a demanda. Cuanto más amamantes a tu bebé, más leche se produce. Existen ciertos productos naturales como el cardo mariano (Sylibum marianum), que pueden incrementar la producción de leche materna.

Evita la ingesta de determinadas sustancias: el consumo de cafeína, la teína o el alcohol durante la lactancia pueden perjudicar al bebé.

Medicamentos: consultar siempre con el profesional sanitario antes de introducir la toma de cualquier medicamento, ya que muchos fármacos en determinadas dosis pueden traspasar a la leche y por lo tanto llegar al bebé.

Conservación de la leche materna 

La leche materna puede extraerse para su uso posterior y ser utilizada cuando las circunstancias impidan que la madre esté con su bebé.

Pautas para almacenamiento:

Calostro

A temperatura ambiente 27 - 32˚C, de 12 a 24 horas.

Leche madura

  • A 15 ˚C: 24 horas.
  • A 19 - 22 ˚C: 10 horas.
  • A 25 ˚C: de 4 a 8 horas.
  • Refrigerada entre 0 y 4 ˚C: de 5 a 8 días.

Leche congelada

  • En un congelador dentro de la misma nevera: 2 semanas.
  • En un congelador que es parte de la nevera, pero con puerta separada (tipo combi): 3 -4 meses.
  • En un congelador separado, tipo comercial con temperatura constante de -19 ˚C: 6 meses o más.

¿Qué tipo de envase se debe utilizar para congelar la leche?

  • Envases de plástico duro o vidrio aptos para alimentos.
  • Bolsas especialmente diseñadas para el almacenamiento de leche materna.

¿Cómo calentar la leche?

  • Descongela y calienta la leche bajo agua tibia corriente, o sumergiéndola en un recipiente con agua tibia.
  • Nunca dejes que la leche hierva.
  • Agita la leche antes de probar la temperatura.
  • Nunca uses el horno microondas para calentar leche materna.

Leche que se ha descongelado: se puede refrigerar hasta 24 horas para usarse después. No debe volver a congelarse

Descubre más en la guía práctica de Humana para mamás y papás.