Investigadores de la Universidad de Granada analizan la calidad del sueño en los niños españoles (De Ruiter I. Sleep Medicine. 2016)

 

Los hábitos de sueño varían a lo largo del tiempo. En las tres últimas décadas se ha reducido el tiempo que dedican los niños españoles a dormir, lo que los sitúa por detrás de los niños de otros países europeos. Reducir las horas de sueño se asocia con la obesidad y la falta de ejercicio físico.



La calidad del sueño en la infancia impacta directamente en la calidad de vida y en el desarrollo de los niños en los niveles físico, cognitivo y psicológico. En este sentido, limitar el tiempo que los niños dedican a dormir se asocia con obesidad, bajo rendimiento escolar y trastornos conductuales. Todo ello afecta tanto al niño como a su familia.

El tiempo dedicado al sueño está relacionado con los factores culturales, incluyendo factores sociodemográficos, la edad, el sexo, el estado de salud y los hábitos de sueño del entorno familiar.

UGR Análisis calidad del sueño en niños españoles

Un equipo de investigadores de la Universidad de Granada ha analizado las tendencias en la duración del sueño de los niños españoles durante las tres últimas décadas. Para ello, ha tenido en cuenta los datos recopilados en las Encuestas Nacionales de Salud publicadas por el Instituto Nacional de Estadística del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e igualdad desde 1987 y hasta 2011, última serie publicada.

Los niños participantes tenían una edad de entre 2 y 14 años y la información sobre los hábitos de los menores fue reportada por sus padres.

Casi un 45 % de los niños españoles están durmiendo menos tiempo del recomendado para su edad. Este porcentaje ha aumentado en 15 puntos porcentuales respecto a 1987 (29,8 %). El descenso en la duración ha sido de aproximadamente 20 minutos al día de forma global.

Esto se traduce en una duración de sueño por grupos de edad de:

 19872011

2-5 años 10 h y 40 min 10 h y 16 min
6-9 años 9 h y 51 min 9 h y 31 min
10-14 años 9 h y 19 min 8 h y 52 min

No se encontraron diferencias en la duración del sueño entre niños y niñas.

En cuanto a la práctica de actividad física, se encuentra una mayor probabilidad de sueño deficiente en aquellos niños que no realizan actividad física. Sin embargo, también hay una tendencia a dormir menos en niños que practican actividad física. Estos resultados pueden explicarse por el hecho de que un aumento de la actividad física aumenta en paralelo las necesidades de sueño. Por otro lado, una reducción de las horas de sueño implica una menor energía para participar en actividades deportivas.

También se evidencia una relación en forma de U entre la duración del sueño y el peso, observándose un aumento tanto en la prevalencia de obesidad como de bajo peso para la edad en los niños que duermen durante un tiempo insuficiente.

Por último, el análisis pone de manifiesto que los niños españoles de edades más jóvenes duermen menos que los niños de los países del norte de Europa, Reino Unido y Australia.

En definitiva, los niños españoles han reducido el tiempo que dedican a dormir y solamente la mitad dedica un tiempo suficiente para su edad. Reducir las horas de sueño se asocia a alteraciones del peso, tanto por exceso como por defecto, así como a reducción de la práctica de actividad física.

Referencia:

De Ruiter I, Olmedo-Requena R, et al. Changes in sleep duration in spanish children aged 2-14 years from 1987 to 2011. Sleep Medicine. 2016 [In Press, Accepted Manuscript, Available online 23 February 2016] http://dx.doi.org/doi: 10.1016/j.sleep.2015.12.021.