SLA_BO_HUMANA_BLOG_26022016_004-02

Por el 2/08/2017

LA MAMÁ… Y EL PAPÁ: Alimentación de la madre durante el embarazo

Alimentación de la madre durante el embarazo: necesidades nutricionales aumentadas


El coste energético de una gestante es superior debido a todos los cambios fisiológicos y hormonales que se producen durante el embarazo: se calcula que durante el 1º trimestre aumenta unas 150 Kcal diarias mientras que en el 2º y 3º trimestre alrededor de 350 Kcal.

La alimentación por tanto va a jugar un papel fundamental durante el embarazo y la lactancia, por lo que se recomienda llevar una dieta equilibrada.

Es necesario un aporte de nutrientes adecuado para la correcta formación del feto, por ello es esencial valorar la cantidad y calidad de los alimentos que se consumen, para que cubran de forma adecuada las necesidades básicas. No se trata de comer el doble sino “el doble de mejor”.

Por lo general, las necesidades aumentaran más durante la segunda mitad del embarazo.

La elección de unos alimentos u otros también estará influenciada por las posibles alteraciones fisiológicas que padezca la gestante como náuseas, vómitos, estreñimiento, sensación de ardor… Siempre que tengamos dudas deberemos consultar con el tocólogo.

Macronutrientes

Proteínas: las necesidades varían en función de la etapa gestacional, aumentando a medida que avanza el embarazo. Alimentos con alto contenido proteico: lácteos, carnes, cereales integrales…

Hidratos de carbono: las hipoglucemias son frecuentes durante el embarazo. Este déficit de glucosa puede compensarse con una distribución adecuada de alimentos ricos en carbohidratos en las 5 comidas diarias. Es recomendable ingerir alimentos de absorción lenta como el pan, arroz, fruta, legumbres…

Lípidos: debido al metabolismo hepático y la formación de tejido adiposo, se produce un aumento de colesterol total y fosfolípidos. Por ello, es preferible consumir grasas de calidad como el aceite de oliva, pescado azul o frutos secos.

Micronutrientes

Se recomienda aumentar su ingesta; es necesario preguntar al médico si se deben tomar suplementos.

• Vitaminas A, B, C, D, E: las encontramos en legumbres, carnes, quesos, huevos, pescados y carne, frutas…
• Ácido fólico: uno de los más importantes. Presente en verduras de hoja verde, cereales, salmón, fresas…
• Calcio y fósforo: productos lácteos, carnes, pescados, cereales…
• Hierro: fruta seca, cacao, pan integral, huevos, sardinas. Si se toma con vitamina C favorece su absorción.
• Zinc: crustáceos, carnes rojas, hígado…

Por otra parte, no podemos olvidar el agua, es aconsejable aumentar su consumo a 3 litros diarios y la fibra presente en frutas, vegetales, cereales integrales…

Descubre más en la guía práctica de Humana para mamás y papás.