SLA_BO_HUMANA_BLOG_26022016_004-02

Por el 30/05/2017

LA MAMÁ… Y EL PAPÁ: Aspectos psicológicos y emocionales

Los cambios de humor de la madre son algo totalmente normal: la incertidumbre, el miedo, los cambios físicos, la relación de dependencia con el bebé… pueden hacer que el nivel de estrés aumente especialmente al final del embarazo y en el postparto. Al fin y al cabo, ser madre es uno de los mayores retos a los que se enfrentan las mujeres.

La maternidad es una etapa en la que es posible atravesar un sinfín de emociones y sentimientos ambivalentes en un corto periodo de tiempo.

La tristeza postparto o maternity blues es un bajón emocional que se presenta en el 75% de las mujeres en los primeros días tras el nacimiento. Todo viene desencadenado no solo por cambios físicos (molestias del parto, falta de descanso y sueño…) sino también hormonales (debido al embarazo) y emocionales (nueva vida, nuevas responsabilidades…).

Los principales síntomas que se presentan son: labilidad emocional, irritabilidad, llanto fácil, ansiedad y trastornos del sueño y del apetito.

Ten en cuenta que, por lo general, acabarán remitiendo con el paso de los días sin necesidad de tratamiento, pero si no es así busca ayuda profesional.

Lo fundamental es darse tiempo y contar con el apoyo y la comprensión de la pareja.

La depresión postparto se considera una de las complicaciones más habituales. En este caso ya hablamos de un trastorno que presenta síntomas incapacitantes y se manifiesta en cualquier momento posterior al parto. Los síntomas son: pérdida de interés, dificultad para concentrarse, llanto, tristeza, enfado, mal humor, sentimientos negativos, o incluso en los casos más extremos rechazo hacia el bebé.

Es fundamental diagnosticarla y tratarla por un especialista lo antes posible, por ello se recomienda a las madres manifestar y hablar de sus sentimientos abiertamente, así como contar con la ayuda del entorno familiar.

Descubre la guía práctica para mamás y papás con consejos, info general, etc.