Regurgitación

Posted by HumanaBaby at 10:00 AM on Oct 9, 2018

Share:


Según las estadísticas este síntoma, afecta al 30-40% de los bebés hasta los 4 meses de edad. Es generalmente un signo de la inmadurez fisiológica del  llamado esfínter de la garganta gástrica, la regurgitación en los bebés desaparece espontáneamente después de la maduración de este músculo especial.

 

¿Qué es en realidad?

La regurgitación es la extracción intrínseca del tracto digestivo del estómago a la boca y que fluye hacia el exterior, ocurre poco después de la alimentación. Con mucha frecuencia se escapa una pequeña cantidad de comida de la boca del bebé, y esta pequeña cantidad no afecta al hecho de que el bebé tenga hambre más rápidamente después del incidente.

 

¿Regurgitación o vomito?

Se debe tener cuidado de no confundir la regurgitación con el vómito.

Regurgitación: Por lo general, una pequeña cantidad de comida, la cual fluye lentamente de la boca de bebé.

Vomito: Una cantidad más grande de comida, la cual fluye violentamente y espasmódicamente de la boca del bebé.

Si no estás seguro si tu bebé sufre de regurgitación o vómitos, la mejor opción es consultarlo con el pediatra porque el vómito es mucho más peligroso, y a menudo es síntoma de una enfermedad en desarrollo. 

 

¿Cuáles son las razones?

La causa más común es la inmadurez del tracto digestivo del niño. Más específicamente, el músculo del esfínter, que se encuentra entre el esófago y el estómago, el cual no cierra la boca del estómago con la suficiente fuerza, por lo que la comida no se retiene y retrocede. Este fenómeno se llama derrame, y normalmente desaparece a los 4 meses.

Otras posibles razones:

  • Alimentación en exceso: Debe recordarse que el estómago del bebé es bastante pequeño y volúmenes demasiado grandes de comida simplemente no caben, lo que provocará que vuelvan a la boca.
  • Ingestión de aire durante la alimentación: Durante la alimentación, la cantidad de aire ingerido hace que se libere algo de la comida cuando el bebé cambia de posición.

 

¿Qué hacer para evitarlo?

  • Asegúrate de que el bebé trague poco aire, después de comer lo ideal es tenerlo en posición vertical y hacer una pausa para dejarle eructar.
  • Si eres madre lactante debes de tener cuidado de colocar el bebé en la mejor posición para que el bebé se sostenga con firmeza y fuerza al pezón.
  • Si das el biberón, es una buena idea darle cantidades más pequeñas de leche y con más frecuencia.
  • Después de comer, mueve con cuidado al bebé.

 

¿Cuándo debo ir al pediatra?

Si aparece alguno de los siguientes síntomas, consulta con tu pediatra que realizará el tratamiento apropiado:

  • Insuficiente aumento de peso.
  • Regurgitaciones muy frecuentes, y a veces también vómito.
  • Infecciones respiratorias recurrentes (Tos, bronquitis y asma)
  • Regurgitar contenido que no sea solo comida (bilis, sangre)

Descubre nuestro club, convierte tus compras HumanaBaby en regalos para ti y tu bebé, y participa en sorteos y promociones.


Artículos Relacionados: