SLA_BO_HUMANA_BLOG_26022016_004-02

Por el 20/03/2015

5 CONSEJOS PARA LIDIAR CON LAS RABIETAS EN LOS NIÑOS

Seguramente hasta ahora no hayas tenido ningún problema relacionado con las rabietas, pero como ningún niño es un angelito, te daré 5 consejos que te resultarán muy útiles cuando eso ocurra y que a mí me hubieran ahorrado más de un dolor de cabeza 😉

Estos son algunos métodos para evitar y sofocar las temidas rabietas en los niños.

Hay que dejar pasar algunas cosas.

A veces suspiro cuando me veo resignada a dejarle despilfarrar  todo el gel de ducha o chapotea salpicando todo durante el baño, cuando vuela la brillantina por el aire o cuando simplemente prefiere ponerse los calcetines azules cuando ya lleva los de rayas puestos.

Como madre me veo obligada a dejarlo pasar y relajarme, porque seamos realistas, no merece la pena, hay más gel de baño, fregona, aspirador y tiempo para volver a cambiar de calcetines.

Dales diferentes opciones

Los niños parecen reaccionar bien en situaciones en las que se les permite elegir, de forma que si no queremos imponer categóricamente algo, lo que sí podemos hacer es guiar su toma de decisiones haciéndoles elegir entre las más correctas. Qué ropa se va a poner, en qué taza va a desayunar, qué cuento vamos a leer esta noche, o de qué sabor quiere el yogurt…

Dejándole tomar esas decisiones sencillas, se le va dejando afianzar su independencia de una forma agradable y guiada además de evitar el enfrentamiento si nosotros imponemos nuestra opción. También me gusta pensar que así se va fomentando su pensamiento independiente y su capacidad para tomar decisiones. (Supongo que llegará el día en que tendré que asumir algún que otro tatuaje…)

Mantenlos informados, el que avisa no es traidor.

Si está viendo unos episodios de Pokoyó o Pepa-Pig (una bendición del cielo) o estamos leyendo un cuento antes de ir a dormir, siempre es bueno hacerles saber con antelación cuando se va a terminar esa actividad. Es decir, cuando está viendo Pocoyó, por ejemplo, antes de que empiece el último capítulo, es conveniente llamar su atención y hacerle saber que cuando acabe ese capítulo tiene que apagar la tele. O cuando les lees un cuento, debes decirles “el último cuento y a la cama”.

Todas estas “fórmulas mágicas” y una felicitación cuando hacen lo que deben, dan muy buen resultado y evitan rabietas en los niños

Besos y abrazos.

Cuando los berridos ya han empezado, he aprendido que enfadarse  simplemente no funciona con ellos. He comprobado que unos besos o unos abrazos, aunque no terminen con la rabieta, sí que la calman un poco, y de esta  manera, se puede hablar con ellos de una forma más calmada preguntándole por qué están enfadados y explicarles que no deben de actuar de esa manera.

Fuenteovejuna, todos a una.

Por mi experiencia, cuando eres padre o madre, durante los primeros tres años andamos bastante pez y no sabemos cómo actuar ante situaciones como paseos nocturnos, control de esfínteres, cuando no quieren comer…
Cuando esto ocurre tanto mi marido como yo, para evitar rabietas en los niños, hemos tomado la determinación de planificar cómo vamos a hacer frente a esas situaciones. De esa manera manteniéndonos los dos firmes hacemos un frente común que evita el cometer errores o desautorizar al otro miembro de la pareja, lo que puede ser aprovechado por el niño o llevarle a confusión.

Aunque hay veces que evitar rabietas en los niños se hace “misión imposible”, espero que  con estos consejos puedas afrontar mejor estas situaciones y evitar llantos innecesarios.