SLA_BO_HUMANA_BLOG_26022016_004-02

Por el 4/11/2015

UN ACTO POSITIVO PARA VOSOTROS Y PARA ÉL

¿Cuántas veces hemos hablado con nuestra barriguita como si pudiera contestarnos? La tocamos, la acariciamos y mantenemos verdaderos monólogos con ella, pues felicidades porque se trata de un hábito muy saludable y beneficioso para ti y para el bebé.

No es necesario esperar a los cinco meses cuando el feto ha desarrollado el sentido de la audición, el sencillo gesto de hablarle a la barriga desde el principio, aunque el bebé no escuche nada, aporta mucho a para la madre y también para la pareja; nos ayuda a sentirlo cerca,  darle forma, presencia en nuestra vida y… comenzar a quererlo.

Luego llegan otros momentos que van sumando importancia, por ejemplo cuando comienza a crecer el vientre a medida que pasan los meses y comenzamos a notarlo, sus movimientos, sus patadas, hablarle nos tranquiliza aún más, nos estamos preparando para recibirlo.

Cuando por fin nace, no sólo conoce el sonido de los latidos de nuestro corazón o nuestras resonancias internas sino que también conoce nuestra voz, lo que lo tranquiliza y sirve de consuelo ante el miedo y el nuevo mundo desconocido al que ha llegado.

 Love and pregnancy - pregnant woman and husbandEvidentemente el bebé no escucha nuestra voz como la escuchamos nosotros pero sí sabe cómo suena, conocer su timbre y su tono. Es sin duda el primer gran vínculo entre madre e hijo y lo acompañará  toda su vida. Nos ha escuchado mientras hablábamos, nos reíamos y cuando nos dirigíamos a él porque lo notábamos dentro.

Sin duda el sentido auditivo es el primero que nos permite acercarnos a él y ayuda en el aspecto más emocional a la madre y a la pareja.