SLA_BO_HUMANA_BLOG_26022016_004-02

Por el 6/08/2015

IMPORTANCIA DE LAS VACUNAS. Resolvemos tus dudas.

La vacunación es, junto con la potabilización del agua, uno de los avances que mayor impacto han tenido en la Salud Pública y en la calidad de vida del ser humano durante las últimas centurias.  Las vacunas se utilizan para prevenir enfermedades y reforzar el sistema inmunitario. Le sirven como una especie de “aprendizaje” a nuestro cuerpo para defenderse contra microorganismos como los virus y las bacterias.

Su nombre tiene origen en la palabra variola vaccinia del latín vaccinus (vaca) y es así porque la primera vacuna conocida se descubrió al estudiar la enfermedad de la viruela en las vacas, al observarse que las personas en contacto con este virus (menos agresivo) quedaban inmunizadas contra el virus de la viruela humana.

¿Qué son las vacunas?

De una forma sencilla diremos que las vacunas son preparados biológicos que, aplicados a personas sanas, provocan que nuestro organismo genere defensas (anticuerpos) que actúan protegiéndole ante futuros contactos con los agentes infecciosos contra los que nos inmunizamos, evitando así las infecciones y las enfermedades producidas por esos patógenos.

Según la OMSla vacuna  puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos o derivados de microorganismos” El método más habitual para administrar las vacunas es la inyección, aunque algunas se administran con un vaporizador nasal u oral (fiebre tifoidea, poliomielitis, cólera, rotavirus…). En muchos casos son necesarias varias aplicaciones –se habla por ejemplo de “vacunas de recuerdo”- para conseguir que ese efecto protector se mantenga durante años. Hoy en día, para reducir el número de vacunaciones, se utilizan las vacunas combinadas, es decir vacunas en las que en una misma inyección se juntan varias vacunas contra diferentes virus y bacterias.

Más información detallada 

¿Por qué es necesario vacunarse?

El principal motivo por el que hay que vacunarse es para estar protegido contra diferentes enfermedades, algunas de ellas graves. Además, las vacunas han servido, sirven y servirán para erradicar o disminuir el impacto de muchas enfermedades.

Los niños nada más nacer tienen una protección contra algunos microorganismos que les transmite la madre a través de la placenta, pero esta protección desaparece al poco tiempo de nacer, por ello, y ya que son más vulnerables son tan importantes las vacunas en los bebés.  Es fundamental que se sigan las recomendaciones del pediatra y se lleve al día la cartilla de vacunación siguiendo los calendarios de vacunación existentes.

¿Todas las vacunas son gratuitas?

Todas las vacunas que aparecen en el calendario de vacunación de tu Comunidad Autónoma son gratuitas. Además hay una serie de vacunaciones recomendadas que, si bien no están incluidas en las coberturas de la Seguridad Social, tienen algún tipo de descuento para población de especial riesgo.

¿Qué hago si se me olvida ponerle una vacuna a mi hijo?

No hay que preocuparse. Lo primero que debemos hacer es ponerlo en conocimiento del pediatra. La mayoría de las vacunas se pueden administrar a cualquier edad, y en caso de haber olvidado una dosis (si se trata de vacunas de varias dosis) no es necesario empezar de nuevo.

¿Las vacunas son realmente seguras?

Ningún avance de la medicina ha conseguido salvar tantas vidas como las vacunas.

Las vacunas son unos medicamentos muy eficaces y seguros, ya que son sometidas a estudios estrictos antes de poder administrarse a la población y siguen siendo vigiladas incluso una vez comercializadas. Su seguridad es muy alta y son los productos farmacéuticos a los que se les exigen estándares de seguridad más altos: todas las vacunas que en la actualidad se administran han demostrado claramente su eficacia y seguridad.

En ocasiones, y al igual que ocurre con otros medicamentos, pueden producir efectos secundarios que generalmente son muy leves, como dolor en lugar del pinchazo, fiebre ligera o sarpullido, dependiendo siempre de cada vacuna.

Excepcionalmente, una vacuna puede desencadenar reacciones graves en personas alérgicas a ese preparado o con otro tipo de circunstancias especiales. Por eso se recomienda su control y administración por profesionales sanitarios y la permanencia en el centro de vacunación durante 15-20 minutos tras la vacunación. En nuestro país la Agencia Española del Medicamento, examina rigurosamente los informes sobre eventos adversos ocurridos después de la vacunación. Estos informes provienen generalmente de profesionales de la salud, personas que se han vacunado, padres, fabricantes de la vacuna o cualquier persona relacionada. Si los científicos que revisan los informes observan posibles problemas después de la vacunación, inician una investigación intensiva para determinar si la vacuna pudo haber causado el problema.

Multitud de evidencias y estudios científicos avalan la seguridad de las vacunas. Puedes consultar algunos de estos estudios aquí  (seguridad de las vacunas)

Fuentes:

http://www.vacunas.org/es/info-publico/seguridad-vacunal/628-consejos_sobre_vacunacion

OMS

Ministerio Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, Gobierno de España.