SLA_BO_HUMANA_BLOG_26022016_004-02

Por el 19/05/2016

La vitamina del Sol

Vitamina D

Como bien sabéis, es necesario proteger del sol al bebé, pero también es importante que el pequeño reciba luz solar en su justa medida para su correcto desarrollo, pues el sol es la mayor fuente de una de las vitaminas más importantes para el organismo: la vitamina D.
¿Qué es la vitamina D?
La vitamina D, también conocida como calciferol, tiene como función principal la absorción del calcio, es decir, hace que los huesos se fortalezcan y crezcan correctamente. Asimismo, juega un papel fundamental en el correcto funcionamiento del sistema inmunológico , así como en el crecimiento y desarrollo de los huesos en los niños .
¿Dónde se encuentra la vitamina D?
Este micronutriente se encuentra en alimentos como los lácteos, los pescados azules, el aceite de pescado y alimentos enriquecidos con vitamina D. Aun así, el ser humano sólo obtiene el 10 % de esta vitamina a través de la dieta, ya que el resto se sintetiza directamente gracias a la luz solar . En el caso de los niños, ya sean lactantes o se alimenten con leches infantiles, la cantidad de vitamina D que obtienen a través de la leche no resulta suficiente.
La manera más eficiente de sintetizar la vitamina D es a través de la luz solar. La duda que se nos plantea es ¿cuánto deben tomar el sol los peques para obtener suficiente cantidad de este micronutriente? Pues bien, todo depende del tono de piel. Además, otros factores importantes son la latitud, la estación del año y por supuesto, la hora del día.
¿Cuánto tiempo hay que tomar el sol sin que resulte perjudicial para la piel?
Uno de los consejos de madre más conocidos es que hay que sacar a los chiquitines de paseo, y este es sin duda el mejor método para prevenir la carencia de esta vitamina. Por consiguiente, para obtener el máximo beneficio de producción de vitamina D con el menor riesgo de lesión cutánea, se recomienda que los niños reciban luz solar durante unos 10-15 minutos al día entre las 11 y las 15 horas en alguna parte del cuerpo descubierta (brazos, cara, piernas) y sin protección (salvo contraindicación por parte del pediatra, cuyas pautas deben tomarse como prioritarias). Si es temporada cálida, es recomendable aplicar la protección adecuada para el tipo de piel pasado este tiempo y seguir con la rutina habitual.
Para finalizar y a modo de conclusión, la cuestión es encontrar un equilibrio entre el protector y la luz solar para aprovechar al máximo todos los beneficios de la vitamina D. A medida que se vaya introduciendo la alimentación complementaria y en las edades que corresponda, se deberá además estimular el consumo de alimentos ricos en vitamina D, como pescado, huevos y productos lácteos o fórmulas infantiles adecuadas. De esta forma aseguraremos que los niveles de esta vitamina sean los recomendados para un correcto desarrollo.

Referencias:

[1] . OMS | Administración suplementaria de vitamina D al lactante [Internet]. Who.int. 2015 [cited 19 April 2016]. Available from: http://www.who.int/elena/titles/vitamind_infants/es/
[1] Commission Regulation (EC) No 983/2009 of 21 October 2009 on the authorisation and refusal of authorisation of certain health claims made on food and referring to the reduction of disease risk and to children’s development and health.
[1] Sánchez-Ventura J. ¿Son necesarios los suplementos de vitamina D? [Internet]. Familia y Salud. 2013 [cited 19 April 2016]. Available from: http://www.familiaysalud.es/medicinas/farmacos/suplementos-y-vitaminas/son-necesarios-los-suplementos-de-vitamina-d
[1] Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI). Informe del Comité Científico de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) en relación a la complementación con vitamina D de la dieta de niños de 0 a 3 años [Internet].2015.
 http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/seguridad_alimentaria/evaluacion_riesgos/informes_comite/VITAMINA_D_NINOS_0_3_ANIOS.pdf