Cómo cuidar la piel del bebé en verano

Cómo cuidar la piel del bebé durante el verano

Posted by admin at 12:48 PM on Jun 24, 2020

Share:


¿Sabías que la piel de tu bebé es un 50% más fina que la tuya?

El dato, además de sorprendente, nos habla directamente a los papás y mamás que andamos con ganas de playa o piscina. Y lo hace con un mensaje claro: debemos ser precavidos en los meses más caluroso del año.

Para cuidar la piel de nuestro bebé durante las vacaciones al aire te ofrecemos una lista de consejos sencillos y a tener en cuenta. Recomendaciones que recuerdan la importancia de organizar nuestros días al aire libre para evitar quemaduras o enfermedades en la piel de los más pequeños.

Sigue leyendo con atención y descubre todo lo que necesitas para disfrutar del sol y vivir el verano en familia saludablemente.

 

Utilizar cremas con precaución y siempre a partir de los 6 meses

Debido a su grosor la piel del bebé tiene mayor permeabilidad y absorción que la nuestra, de ahí que sea fundamental contar con ungüentos diseñados específicamente para su piel y que estos solo se puedan usar en bebés a partir de 6 meses.

Desde Humana te recomendamos acudir al pediatra de cabecera, realizar un diagnóstico y establecer la crema protectora que mejor se adapte a las necesidades del peque.

 

La piel fina del peque pierde mayor cantidad de agua

Una de las máximas que debemos tener en cuenta para cuidar la salud de su piel es procurar que el peque siempre cuente con su biberón de agua fresca. Ya no solo para contrarrestar la pérdida de líquido a través de los brazos, pecho y piernas, también para favorecer el correcto funcionamiento del organismo.

Las altas temperatura, el ejercicio físico o incluso la falta de sueño son factores que requieren toda nuestra atención como padres. Por ello hidrataremos al bebé continuamente, tenga o no tenga sed. 

 

Evita las horas de mayor impacto solar durante el verano

Uno de los consejos más importantes de la vida en familia durante las vacaciones es organizar muy bien las escapadas. Evitando horas punta, altas concentraciones (algo esencial viviendo una crisis como la del COVID) y, sobre todo, evitando la luz solar más agresiva: correspondiente entra las 12h y las 16h de la tarde.

Además de ahorrarnos quebraderos de cabeza, resulta fundamental para cuidar la salud dermatológica de los más pequeños de la casa.

 

Nada más efectivo que su ropita

Solo con la utilización de crema solar no es suficiente. Ni siquiera con la utilización de una sombrilla. Los pediatras recomiendan vestirlo con ropa clara, de algodón para que pueda transpirar, y recurrir al uso de gorritos para proteger su cabeza.