COVID-19

Durmiendo bien fortalecemos nuestras defensas - #YoMeQuedoEnCasa

Posted by admin at 1:08 PM on Mar 23, 2020

Share:


Estar de buen humor, rendir con energía, comer mejor o aumentar la memoria. Dormir bien cada noche trae consigo numerosos beneficios (cada cuál más importante) que deben tenerse muy en cuenta en cualquier época del año. Y más si cabe ahora.

Además de todo lo citado, durmiendo correctamente también reforzamos nuestras defensas gracias a las cuales seremos más fuertes frente a infecciones, resfriados, gripes o virus.

En los próximos párrafos te contamos todo lo que necesitas saber sobre la estrecha relación que existe entre el correcto desempeño del sistema inmunológico y la calidad del sueño.

 

Dormir bien cada noche nos protege de los agentes externos durante el día

¿Sabías que el sistema inmunitario se regenera durante el sueño? Por sorprendente que parezca así es. Durante el sueño, nuestro cerebro segrega hormonas que hacen que nuestras defensas se vuelvan a fortalecer frente a infecciones virales que acechan. De ahí que el descanso durante estos días resulte tan importante, papás.

Si hay etapa en la que sea esencial el buen descanso para proteger el organismo de contagios es la que se corresponde a los primeros y los últimos años de vida. Tal y como apunta la Sociedad Española del Sueño, “las personas que no duermen lo suficiente tienen un mayor riesgo de sufrir infecciones”.

Por si fuera poco, el sueño también se relaciona con el crecimiento de nuestros hijos. Durante la fase profunda se libera la hormona somatotrópica, que estimula el desarrollo de los huesos y músculos, y se encarga de que las células se reproduzcan adecuadamente.

Teniendo en cuenta la etapa de confinamiento que vivimos, debemos velar para que los niños tengan una adecuada cantidad de horas de sueño. No solo para permitir que sus defensas funcionen a pleno rendimiento, también para que su crecimiento en casa siga siendo el adecuado.

 

¿Cuánto debemos dormir para proteger el organismo de la familia?

Dormir a pierna suelta es un placer maravilloso y al alcance de todos, incluido tu bebé, pero es fundamental hacerlo durante las horas adecuadas. En el término medio está la virtud. Siempre adaptando la cantidad a la edad del miembro de la familia.

  • Recién nacidos hasta 4 meses:

​​​​​​​14-17 horas al día. Nunca más allá de las 18 horas.

  • Bebés hasta los 11 meses:

​​​​​​​​​​​​​​Entre 12-14 horas.

  • Niños de 1-2 años:

​​​​​​​​​​​​​​Siempre entre las 11 y 14 horas de sueño al día.

  • Niños en edad preescolar (3-5):

La Sociedad Española del Sueño recomienda entre 8 y 11 horas.

  • Niños en edad escolar (6-13):

Entre las 9 y 11 horas, siempre con rutinas de sueño saludables.

  • Adolescentes hasta los 17 años:

Entre 10 y 11 horas.

  • Adultos hasta los 25 años:

​​​​​​​​​​​​​​Nunca menos de 6 horas. Lo ideal es entre 7 a 9 horas.

  • De 27 a 64 años de edad:

​​​​​​​​​​​​​​8-9 horas.

  • A partir de 65 años:

​​​​​​​​​​​​​​7-8 horas, pese a que resulte complicado aguantar en la cama más tiempo.

 

¿Os está costando dormir durante estos días? Con Melamil® el sueño llega a su hora de forma natural

Como puedes comprobar, el correcto desarrollo de nuestro sistema inmunitario requiere de las horas de sueño correspondientes. Horas, que en buena parte de la población no se pueden cumplir durante estos días de incertidumbre.

Con el objetivo de brindarte la ayuda que necesitas en casa para que la familia regule su descanso te presentamos Melamil, un complemento alimenticio a base de 99% melatonina para acompañar el descanso a partir de los 6 meses sin riesgo a la dependencia y con estudios científicos demuestran su efectividad y seguridad.

Melamil y el resto de productos Humana que, encontrarás en la farmacia, provienen de materias primas seleccionadas y controladas para el correcto desarrollo y crecimiento de tu hijo. Contando incluso con el aval de asociaciones tan importantes como la Sociedad Española del Sueño.

 

Otras ayudas sencillas para dormir mejor cada noche durante el periodo que pasemos en casa

Es posible que tú y tu pequeño no hayáis conseguido regular el sueño adecuadamente durante estos días. Y es normal. El cambio de rutinas provoca desequilibrios en nuestro descanso. ¡Algo que puede corregirse con estos consejos!

- Que el tiempo en casa no te haga dormir más por la mañana. Levanta a la familia a una hora prudente y organiza tareas para mantener la mente y el cuerpo activos.

- Limita la duración de las siestas.

- Lleva a cabo una rutina nocturna y mantenla. Es decir, marca una hora para ir a la cama, elimina dispositivos electrónicos antes de dormir y recupera el placer de leer por la noche.

- Haz que el hogar esté en calma cuando toque dormir. Evita que los miembros de la familia se activen por la noche.

- Adelanta la hora de la cena.

- Procura hacer algo de deporte en casa. Desde estiramientos a yoga o Pilates. Mide el espacio, busca un entrenador personal a través de Youtube y quema toxinas en familia.

- ¿Una ayuda extra? ¡Baño relajante con velas y música antes de ir a la cama!