Consejos para hacer más social a tu bebé

¿A tu bebé le cuesta hacer amigos?

Posted by admin at 3:19 PM on Feb 7, 2020

Share:


¿Sabías que desde mucho antes de que el peque de la casa sea consciente de sus sentidos, éste ya es capaz de analizar e imitar nuestro comportamiento?

Sonreír, mirar con atención, llorar, sorprenderse o guardar silencio son solo algunos ejemplos que sirven para entender la importancia de nuestros actos durante el crecimiento del bebé. Pero, sobre todo, a la hora de establecer vínculos sociales con otros niños.

Con el objetivo de desarrollar la empatía y sociabilidad del bebé para hacerle ganar más amiguitos toca:

1) hacer autocrítica (¿qué modelo estoy siendo para mi hijo?).

2) adaptar su comunicación no verbal a las distintas situaciones en las que se encuentren.

Y 3) tomar nota de los consejos que te dejamos a continuación.

 

Enseñarle a no tener miedo a establecer vínculos

Las inseguridades o el miedo a no ser aceptado en sociedad se puede y se debe trabajar en casa. Con nuestra guía el pequeño es capaz de pasar de un estado continuo de “temor al otro” a otro mucho más beneficioso para su bienestar como “ser amigo de todos”. Esto, que a priori puede resultar una odisea, se convierte en un peldaño fácilmente salvable si en el hogar se establecen pautas y entornos favorables para su desarrollo social.

Algo tan simple como recibir visitas en casa durante la semana puede ofrecer un modelo favorable para su crecimiento social. Si el niño ve que nosotros disfrutamos con los amigos, él también logrará hacerlo. ¿El motivo? Recordemos que durante los primeros años de vida el pequeño es una esponja que todo lo absorbe (tanto bueno como malo), por lo que evitar el miedo a establecer vínculos se convierte en una tarea a seguir.

 

El pequeño debe aprender a escuchar y ser escuchado

Cuanta más experiencia tenemos con algo mejor lo hacemos, ¿verdad? Con el lenguaje ocurre lo mismo. Un bebé que desde edades tempranas ha conseguido expresar sus emociones correctamente sabe hacerse entender a través de la palabra con más facilidad.

Este aspecto es esencial a la hora de construir y fortalecer relaciones sociales con sus iguales, creando en el pequeño una sensación de recompensa y mayor bienestar.

Hacer que el bebé de la casa sepa organizar sus ideas adecuadamente mientras se comunica o cuando se comunican otros niños es fundamental si antes tiene un aprendizaje previo. ¿Cómo se consigue? Enseñándole la importancia del turno de palabra. Es decir, que cada frase del peque tiene el mismo valor que la de los otros niños.

 

Ser respetuoso con el entorno y con las personas

La forma de mirar, moverse, hablar o incluso oler son otras formas de comunicación igual de importantes que la palabra. De hecho, la comunicación no verbal demuestra mucho más sobre el pequeño que aquello que dice.

Siempre que tengamos miedo de que el niño no sea capaz de establecer vínculos analicemos su comportamiento. ¿Es respetuoso en clase? ¿Cómo trata los juguetes? ¿Es capaz de invitar a otros niños a jugar? Incluso debemos analizar su actitud frente a la comida.

Enseñarle a ser respetuoso/a en cualquier situación o en cualquier lugar es fundamental para ayudarle a fortalecer su empatía, papás.

 

Nunca es tarde para cambiar

Ya tenga 1, 5 o 10 años con la ayuda necesaria se puede conseguir todo. Eso sí, siempre y cuando recordemos que el foco del problema se puede encontrar en nosotros mismos o en el entorno del bebé.

No debemos olvidar que somos su mayor ejemplo (vale, nosotros y sus dibujos animados favoritos), de ahí que ser consciente de sus principales modelos sociales sea trascendental para su mejora social.