La importancia de la lectura en los más pequeños

Posted by admin at 11:58 AM on Jun 4, 2019

Share:


Leer es uno de los hábitos que mayores beneficios reporta en los niños de temprana edad. La lectura favorece el desarrollo cognitivo, estimula la imaginación, la empatía y, entre otros muchos factores, hace que nuestros hijos se comuniquen mejor, por lo que introducirla en los primeros años de vida toma una importancia trascendental.

Sabemos que encontrar tiempo para un libro es complicado y que dar ejemplo a veces resulta una misión imposible con el ritmo de vida que llevamos, por ello tomamos nota y te brindamos la información necesaria para entender la lectura como la base del mejor aprendizaje en tu pequeño y hacer que todos los miembros de la familia tomemos consciencia de su valor.

 

Beneficios de la lectura en la primera infancia

Desde pedagogos a psicólogos, pasando por profesores y padres, la sociedad que trabaja a diario con los niños está de acuerdo en que la lectura posee un valor incalculable en lo que al desarrollo se refiere.

El hábito de leer por placer genera en nuestros hijos infinidad de beneficios que fortalecen el intelecto emocional del pequeño. Una colección de virtudes tan sobresaliente que desearás acercarte a tu tienda de libros de confianza y preguntar por el nuevo best seller infantil.

Esto es todo lo que se consigue cuando tu hijo o hija adopta la lectura como parte de su diversión:

 

  • La lectura estimula la imaginación e inspira: al leer hacemos que nuestro cerebro genere estructuras imaginarias, que se emocione, que conecte con historias, personajes y que desarrolle la empatía con naturalidad. Además, les hará más creativos, con lo que serán capaces de dar respuesta a problemas cotidianos con mayor soltura y sin ayuda.

 

  • Favorece el hambre de conocimiento desde temprana edad: cuanto más leemos más intrigados estamos por saber qué nos aguarda en la siguiente página. En los niños ocurre lo mismo, pero no solo frente a un libro. Los pequeños que leen con regularidad son más valientes a la hora de interesarse por su entorno, tienen más hambre de conocerlo y son capaces de seguir creciendo de forma positiva.

 

  • Desarrolla la capacidad crítica: un niño que ha crecido con el hábito de la lectura desarrolla la capacidad crítica de forma extraordinaria, provocando que aquello que le gusta sea genial y aquello que no, desee entenderlo. La lectura genera la capacidad de analizar y estudiar el mundo que esconden las páginas y, por supuesto, el que rodea al niño en el día a día. ¡Leer les mantiene despiertos y les hace sensibles a su entorno!  

 

  • Amplia el vocabulario y mejora su ortografía: cuando comienzan a escribir, aquellos niños que han tenido contacto con la lectura abrazan el aprendizaje de forma rápida. Para ellos las palabras son parte de su diversión y las consideran como algo familiar, por lo que las clásicas faltas de ortografía dejarán de ser un problema a los pocos meses. Un niño que lee se nota.

 

  • Mejora la concentración: otro de los beneficios más importantes ahora que los dispositivos electrónicos protagonizan buena parte de nuestro tiempo libre. La lectura hace que los niños sean capaces de abstraerse y focalicen toda su atención en seguir la historia. Esto, que a simple vista no pasa de la curiosidad, hará que en clase sigan la lección de forma natural y sin distracciones. Su cerebro está acostumbrado a centrarse en poco tiempo, lo que es fantástico en la etapa escolar.

 

  • Mejora la memoria: al estimular el cerebro y mejorar la concentración también se consigue retener la información durante más tiempo. Hacer que los niños lean les convertirá en alumnos aventajados, tengan la edad que tengan.

 

Cómo hacer que mi hijo adquiera el hábito de la lectura

Los padres y expertos tenemos una responsabilidad trascendental a la hora de hacer que los niños abracen la lectura como algo mágico y especial. Por supuesto, sin la orientación necesaria es imposible hacer que se interesen por los libros, así que conviene armarse de paciencia, de conocimiento y de consejos como los siguientes para hacer que valoren los libros como lo que realmente son: puertas a mundos infinitos y repletos de alegrías.

Con estas pequeñas orientaciones harás que tu hijo o hija disfrute de su rato de lectura y lo entienda como algo claveen su desarrollo. ¡Vamos allá!

 

1)   Elegir el libro que despierte su interés:

De nada sirve adentrar a un niño en la lectura cuando lo que tiene en frente no se corresponde con sus inquietudes y su edad. Es necesario dar con ese libro que despierte el interés. Por ejemplo, en los bebés debemos elegir libros coloridos con dibujos llamativos y de historias entendibles. En niños de 6 años, aquellos que establezcan historias inolvidables. Y en adelante, aquellos que sean capaces de conectar con las emociones de nuestros hijos. ¿No sabes cuál elegir? ¡Pregúntale a tu pequeño o al experto de la librería!

Tal y como hiciera la saga Harry Potter hace un par de décadas, el placer de descubrir una aventura conmovedora y divertida, que enganche y conecte es inigualable.

 

2)   Padres y madres que leen, hijos que también:

Si leemos a diario despertamos el interés de nuestros hijos. Se preguntarán: “¿qué hace mi padre?” “¿por qué disfruta tanto mi madre con ese libro?” “¿puedo hacerlo yo?”. Todo aquello que hacemos los mayores les fascina, así que el consejo no puede ser más claro y preciso. ¡Haz que tu pequeño tome el mejor ejemplo dedicándote tiempo a leer tu libro favorito!

 

3)    Creando el hábito desde temprana edad:

¿Cómo se consigue? Muy sencillo: si antes de dormir les leemos un cuento adoptarán la costumbre del libro. Si los momentos en familia se rodean de libros también lograremos despertar su interés. Si ven libros por casa lo verán como algo natural. Es sencillo, desde pequeños, un entorno que favorezca la lectura es esencial en su desarrollo.

 

4)    ¡Escenifica los cuentos que lees en voz alta!

Adiós timidez. Si hay que poner la voz de un ratón, pues se pone. Y si debemos ser un gigante con la voz muy grave y lenta, ¡pues también! Saca el actor o actriz que llevas dentro y atrapa a tus hijos con la historia. ¡Ah! ¿Sabes qué? Las historias personalizadas les encantan. ¿Por qué no te inventas un cuento en el que la familia sea protagonista?

 

5) De visita a la biblioteca:

La aventura de ir al mundo de los libros también debe ser motivo de alegría. Id de paseo, divertíos descubriendo nuevos libros y sacad alguno para leer durante el fin de semana. Este mágico momento funciona de maravilla.

 

6)   Crear fiestas alrededor de la lectura:

¿Y si organizamos un club de lectura con sus amigos y las mamás? ¡Que cada uno traiga su libro favorito! ¡Esta tarde las protagonistas son las mejores historias! Además, si cada uno lee un fragmento hará que se despierte el interés de la mejor forma.


Descubre nuestro club, convierte tus compras HumanaBaby en regalos para ti y tu bebé, y participa en sorteos y promociones.