Consejos para hacerle más fácil a tu bebé la vuelta a la rutina

Posted by admin at 7:11 PM on Sep 5, 2019

Share:


Aunque resulte sorprendente, el verano y las vacaciones empiezan a despedirse hasta el año que viene. La estación más divertida nos ha regalado momentos inolvidables con nuestro bebé, escapadas únicas en familia, tiempo para descansar largo y tendido (los papis) y oportunidades para seguir creciendo felizmente. Pese al calor, ¡qué bien se vive de vacaciones!

Ahora bien: debemos volver a la rutina. Y si en nosotros resulta complicado este cambio de planes imaginaos en los niños. ¡Y todavía más en aquellos que entren en la guardería por primera vez!   

Desde Humana abrazamos el proceso de adaptación para ofreceros los consejos más efectivos que hagan que volver a los horarios, las prisas, madrugar cada mañana y el “ansia” por el finde sea sinónimo de bienestar. O al menos se le parezca mucho.

¿Todo listo? ¡Vamos allá!

 

La importancia de descansar bien cada noche

Volver al horario semanal conlleva un evidente trastorno de hábitos tras unas semanas dedicadas íntegramente al descanso. Los días se hacen más cortos, las tareas diarias exprimen nuestro tiempo, aparecen numerosos planes inesperados y al final de la jornada conciliar el sueño resulta complicado.  

Por todos estos motivos (sumados al nerviosismo de entrar en la guardería) es probable que tu hijo tenga problemas de insomnio. De hecho, este fenómeno no solo afecta a los más pequeños, sino que casi el 25% de los adolescentes tiene dificultades para dormir hasta pasada la media hora.

Para disminuir este contratiempo y recuperar hábitos positivos en el sueño tras las vacaciones, en Humana contamos con la ayuda natural a base de melatonina que necesita tu hijo para regular sus ciclos y descansar mejor: Melamil.

Melamil es un complemento seguro y eficaz hecho a base de 99% de melatonina, una molécula (la palabra hormona tiene una connotación negativa) natural que contribuye a reducir el tiempo necesario para conciliar el sueño. Sus resultados han sido previamente testados y avalados por la Sociedad Española del Sueño, razón de peso para acercarse a la farmacia y preguntar por él cuando tu peque muestre síntomas de insomnio este otoño.

 

Regular las comidas al cambio horario y a su crecimiento

Además del descanso, una correcta adaptación a la rutina también se cimienta en la alimentación, por ello es importante focalizar nuestra atención en qué come y cómo come nuestro bebé una vez despidamos las vacaciones.

La Asociación Española de Pediatría afirma que el reloj biológico de los niños puede tardar en ajustarse varios días, e incluso alguna semana “provocando alteraciones en la vigilia del sueño, desorden del apetito, irritabilidad, problemas de atención o pequeñas alteraciones del ritmo cardiovascular”. Una serie de inconvenientes que hacen que aterrizar en casa sea más incómodo de lo que debería.

En el caso de los más peques, aún lactantes, se adaptarán mejor a los cambios si sus rutinas de alimentación se ven alteradas muy poco. Por eso, es ideal adelantar cada toma unos cinco minutos, dos veces en semana. Esto provocará que la secreción de melatonina sea mayor, al no ingerir alimentos en momentos muy cercanos a la hora de dormir.

Ni que decir tiene que toda esta adaptación a los horarios va de la mano con una dieta equilibrada y a medida. Sus necesidades según la edad son muy específicas, por lo que ya tenga 3, 6, 9 o 12 meses debes tener en cuenta qué tipo de alimentos protagonizan su alimentación.

¡No habrá rutina que pare a un bebé repleto de energía!

 

Mentalizar y preparar al peque para su entrada en la guardería

Volver a nuestras obligaciones laborales nos lleva a recurrir a ayuda externa para cuidar a nuestro pequeño en horario de trabajo. Ya sea a través de los abuelos, los tíos, amigos o una guardería, este proceso necesita tiempo de asimilación para el peque de la casa, que se aleja de sus papis por primera vez. Con paciencia y mucho amor será facilísimo.

Si nuestro hijo o hija se queda con un familiar no hay nada mejor que pasar tiempo junto a él. Si es el caso de los abuelos, ¿qué tal si este finde organizáis un plan divertido en su casa? También ayuda llevar allí sus biberones y papillas, sus juguetes favoritos y preparar así el mejor entorno posible. En definitiva, hacer que nuestro bebé se sienta muy cómodo.

Si por el contrario optáis por la guardería la recomendación es clara: ¡explorarla en familia antes de empezar! Si le acompañáis y le enseñáis cada una de las divertidas zonas que tiene, le contáis la cantidad de amigos que hará, la de juegos que va a conocer o, más fácil, le dejáis jugar con los juguetes que allí habrá empezará a crear vínculos emocionales que facilitarán la separación.

Y si a todo esto le sumáis la amistad con otro bebé mejor que mejor. Todo lo que sea reconocible y confortable para el peque de la casa ayudará a que el cambio de rutina post vacacional resulte menos brusco.

 

Escapa de la rutina cada fin de semana

El tiempo libre que encontramos a lo largo de la semana es muy valioso, de eso no cabe duda, pero ¿sabías que el que pasamos en familia es incalculablemente beneficioso para el desarrollo del niño? 

El mero hecho de cambiar de contexto, visitar nuevos entornos, apreciar nuevos aromas u otros climas hace que el desarrollo del pequeño se vea beneficiado. Al fin y al cabo, estamos añadiendo experiencias saludables y felices a su vida semanal, por lo que provocará en él sensaciones muy positivas en la vuelta a la rutina.

Las escapadas de finde provocan que los niños se sientan bien, más libres, más creativos, con ganas de seguir descubriendo el mundo y, de vuestra mano: con la seguridad teneros cerca.

¡Ya sabes! Aunque eso de estar de vacaciones sea un lujo, con estos consejos puedes elaborar una vuelta a la rutina la mar de saludable en familia.


Descubre nuestro club, convierte tus compras HumanaBaby en regalos para ti y tu bebé, y participa en sorteos y promociones.


Artículos Relacionados: