Efectos de la cuarentena en la vida familiar

Posted by admin at 8:40 PM on May 24, 2020

Share:


Detener nuestra acelerada rutina confinándonos en casa ha provocado que la vida familiar se vea afectada irremediablemente. No poder ir al cole, ver a nuestros seres queridos o disfrutar del sol las horas correspondientes ha sido (y está siendo) difícil, pero a la vez nos ha permitido pasar más tiempo con los peques. Algo que antes de la cuarentena solo podía ser posible en vacaciones.

Las causas de este parón en la vida cotidiana las conocemos de sobra, pero ¿cuáles son las consecuencias familiares que se extraen de la crisis? ¿Hemos aprendido algo de la convivencia ininterrumpida? ¿Cómo afectará todo esto en el desarrollo de los niños?

Desde el blog de Humana Baby abordamos estas cuestiones de la mano de nuestros expertos y a través del reciente informe que publica Risi, la conocida marca de snacks. Una interesante encuesta que además de subrayar los aspectos positivos de la convivencia, celebra el comportamiento de los niños durante la cuarentena.

 

Mayor complicidad con los peques 

A mayor tiempo juntos, mayor confianza. Y a mayor confianza, mejor es la convivencia. Invertir tantas horas en casa ha hecho que los padres nos veamos todavía más involucrados en el desarrollo de los peques. Y no solo nos referimos a su educación, también a lo relativo al ocio o sus hobbies, entre otros.

Si algo sacamos en claro de todo esto es que ahora, tal y como apunta el documento antes citado, las familias se llevan mucho mejor.  Y con “mucho mejor” queremos decir “un 80% de los padres considera que ahora tienen una mejor relación con sus hijos”.

Sorprendente, ¿verdad?

 

Ahora nos conocemos más y mejor

Otr0 de los efectos del confinamiento tiene que ver con la capacidad de empatía que tenemos con los demás miembros de la familia, con la comunicación entre nosotros y con el compromiso por responder a las necesidades de los peques con más acierto. Algo que se traduce en conocer mejor al resto de miembros de la familia.

¿Quiere decir esto que antes de la crisis nos conocíamos poco? ¿Quiere decir que antes no nos comunicábamos lo suficiente? Para nada, más bien habla del valor del tiempo invertido.  Al redescubrir las motivaciones, miedos y deseos tanto de los niños que habitan en casa, como de nuestras parejas, hemos provocado que estemos más unidos que nunca.

 

Los niños han ofrecido su mejor versión

El confinamiento ha permitido que seamos más francos, más claros y más valientes que nunca, pero además ha multiplicado la ayuda, el compromiso y la solidaridad familiar. Destacando especialmente el papel de los niños.

Entre los más de 400 padres entrevistados, un alto porcentaje afirma que sus hijos mayores de 10 años se han portado especialmente bien, desarrollando habilidades tan importantes como la superación o la responsabilidad.

Esto, que puede quedar en anécdota, (véase niños ayudando a limpiar, estudiando o sirviendo de pinches de cocina), tiene implicaciones fundamentales a largo plazo entre las que destaca su madurez y capacidad de adaptación.

¡Los príncipes y princesas de casa se han convertido merecidamente en los reyes de nuestro día a día!

 

En familia todo sabe mejor

Ya lo decía el refrán “nada mejor en la vida que una familia unida”, y no podemos estar más de acuerdo. Si hay algo que podamos extraer sin necesidad de informes, de cifras, de porcentajes, incluso sin miedo a equivocarnos, es que estando unidos y yendo todos a una, cualquier época complicada se vuelve menos incómoda.