Consejos para viajar con nuestro bebé

Guía para padres: consejos para viajar con tu bebé estas Navidades

Posted by admin at 12:56 PM on Dec 12, 2019

Share:


Queridos papás, viajar con el peque de la casa no debería ser ni complicado ni imposible. De hecho, debería ser todo lo contrario: una experiencia maravillosa que haga que el bebé se desarrolle física y mentalmente, y un momento inolvidable para nosotros. Ahora bien, para que así sea, antes de salir por la puerta de casa hay que tenerlo muy bien organizado.

Ropita, sus juguetes favoritos, sus comidas, todas las herramientas posibles para distraerle durante el trayecto en coche... Como podéis comprobar, los elementos pueden ser muy dispares (y a la vez fundamentales), por lo que para haceros más fácil el viaje en familia durante estas navidades tenemos el complemento más efectivo.

Desde el blog de Humana os ofrecemos 4 consejos esenciales para superar cualquier adversidad (por pequeña que sea) y que, además, os harán disfrutar el paseo como os merecéis: sin preocupaciones.   

 

Paso Nº1: Organiza bien tu viaje

Si antes de tener al bebé nuestros viajes en pareja estaban tan bien organizados que ni un retraso de vuelo podía con nosotros, ahora que el bebé reina la familia no debe ser menos. Con el príncipe de la casa todo tiene que estar muy medido. Y no solo nos referimos a los kilómetros o los horarios, también a los descansos, el peso de la maleta, el espacio del carrito o, por supuesto, sus biberones.

Nuestra recomendación es que unos días antes de salir de casa os sentéis con un cuaderno por delante (o el bloc de notas del PC) y establezcáis una hoja de ruta basada en las necesidades del pequeño. De nada sirve zamparse el viaje del año, dormir pocas horas y organizar mil excursiones si el bebé se muere de sueño.

Recapitulando, papis: 1) Evitad las prisas. 2) ¡Planificad mucho y muy bien estas Navidades!

 

Paso Nº2: Armarse con un arsenal de juegos

Imaginaos sentados en un avión camino de Laponia y que el bebé no deje de llorar. O sencillamente, que esté incómodo, aburrido o con tanto sueño que tengamos una pataleta cada hora. Lo que pasará es que tendremos al 90% del avión lamentando nuestras ganas de viajar y que, además, esas supuestas ganas de viajar se nos estén reduciendo a un ritmo de récord.

Por supuesto, a nadie le gusta sufrir el llanto de un bebé, pero ponerle remedio es más sencillo de lo que parece. Siempre y cuando su llanto nos comunique su hartazgo al viaje (lo cual es muy probable) debemos responder con sus juguetes favoritos; con distracciones que le hagan olvidar dónde está. Otra solución es proponerle juegos constantes, que cante, que descubra cosas del entorno o invitarle a descansar con nanas.

Cualquier recurso es fantástico para hacerle más llevadero el viaje. Haced lista de sus objetos favoritos, tenedlos a mano y disfrutad la experiencia. Si nos ponemos en la situación del peque todo se entiende mejor.

 

Paso Nº3: Evitar viajar en las horas puntas

Y esto es aplicable para toda la familia. Pegarse 4 horas para entrar o salir de la ciudad es una lata que pesa. Y mucho. Evitar las horas punta es un consejo antiguo (el clásico de los clásicos), pero llevarlo a cabo es fundamental para que el trayecto sea agradable y ligero.

¿Qué tal si viajamos de noche? Así mantendremos dormido al peque y encontraremos menos tráfico.  

 

Paso Nº4: Kilómetros de paciencia

Si tras lo dicho y hecho el bebé sigue con ganas de guerra nos toca el último recurso: respirar hondo. La paciencia es la madre de todas las ciencias, por lo que conviene recordarse de vez en cuando que, una vez lleguemos al destino, todo va a ser mejor.

Sonreíd, demostrarle al niño o niña que todo está bien; que estáis pasando un momento fantástico y que por cada minuto de viaje estáis más felices. Somos su mayor ejemplo, así que de vosotros depende su actitud en futuros viajes.

Si estas Navidades cogéis el coche, desde Humana Baby os recomendamos poner toda la atención en el volante. Ni hace falta correr ni debemos perder la vista de la carretera, por mucho que nuestro peque tenga ganas de estar con nosotros.